Significado de las Almendras 

En tiempos antiguos, a las personas que asistían a una boda, se les daba un regalo como agradecimiento por las bendiciones que pedían para los novios. Esta tradición inicio en Europa y se conocía como “bomboniera.

 

Luego se acostumbro, gracias a los egipcios, a regalar a los invitados cinco almendras dulces como símbolo de salud, fertilidad, suerte, riqueza y felicidad.

Hoy en día, la tradición de dar almendras ha quedado atrás; aunque muchas novias lo siguen dando como “recuerdito” a sus invitados, ahora la creatividad se ha desarrollado tanto, que se les ocurre dar cosas súper originales que van de acuerdo con el estilo de la boda que tendrán.

Aunque elijan dar a sus invitados el más mínimo detalle, la elección de los recuerditos puede ser un tanto difícil. Por ello, aquí les damos una pequeña guía para ayudarlas. 

 

El fruto del bello almendro, Prunus amygdalus, tiene un sabor delicado y es muy versátil, y ha sido cultivado desde tiempos prehistóricos, siendo California (Estados Unidos), España e Italia sus principales productores, aunque también se producen en la mayoría de los otros países bañados por el Mediterráneo, además de en Portugal, Irán, Afganistán y Australia.

La almendra pertenece al mismo género que el albaricoque, la cereza, etc., pero se diferencia de estos en que su fruta es dura. No le va muy bien en climas muy fríos, donde se rehúsa contundentemente a florecer: es hija del sol, lo que demuestra agraciando las primaveras tropicales y subtropicales con sus blancas flores. Después, la cosecha. Se mecen los árboles hasta que las verdes pepas caigan sobre grandes lonas tendidas sobre el suelo: las frutas hembras (de doble pepa) por lo general se usan para confitería, mientras que los machos, más grandes, se tuestan o salan.

El origen de la tradición
Los nombres dados a los confites de almendras todos tienen interesantes historias. Por ejemplo, en Francia es muy conocido el Pierrot, el payasín vestido de blanco y negro, pero ¿de dónde viene?.

Durante el siglo XV, Margarita de Borgoña, al casarse con Guillermo IV de Hainault, deseó repartir almendras azucaradas al pueblo para celebrar sus bodas, y pidió a su confitero, Pierre Host, que las repartiera. Pero como Pierre se había emborrachado, se durmió, y los niños aprovecharon para arrebatarle las almendras. Margarita, furiosa, lo humilló públicamente obligándolo a pasearse por todo el pueblo en un ridículo atuendo blanco: con el tiempo, su nombre quedó distorsionado en Pierre Bimberlot (un bimberlot es un juguete) y desde entonces el 4 de agosto se celebra el carnaval de Pierre Host, en que una marioneta vestida de blanco (el Pierrot) se pasea entre una lluvia de dulces.

Regala almendras
Las almendras serían el equivalente a los dulces que uno recibía en una bolsa en las fiestas de sus amigos cuando era pequeño. Así, las almendras se han vuelto tan famosas, que se reparten en las bodas como forma de agradecer a los invitados por su asistencia.


Las hay de varios colores, por lo que puedes coordinar los recuerdos con el resto de la decoración del evento y además puedes entregarlas en diversas formas:

*        Cajitas de plástico transparente,

*        Cajitas de cartón corrugado

*        Bolsitas de celofán

*        Envueltas en tul amarrado con un listón

*        En cofrecitos de madera o de plástico

*        Dentro de una figura de cerámica

*        En una cajita de latón ya sea redonda, cuadrada, en forma de rombo, etc. En un platoncito envuelto, etc.

 

 
Make a Free Website with Yola.